Hacía meses que este blog estaba inactivo. Un problema con la base de datos, que quizá algún día logre solucionar, lo ha mantenido así, presente pero inexistente.

Pero ha empezado un nuevo año, excusa propicia para renovadas intenciones, se materialicen o no más tarde. Una de ellas, romper las amarras con el pasado bloguero –después de demasiado tiempo esperando a solucionar el tema de la base de datos– y reiniciar este blog. Si algún día se pueden recuperar los antiguos posts, pues bien, y si no es posible, pues también. El caso es no demorar más el reencuentro con el blogging, que ya apetecía.

La intención de recuperar la rutina bloguera –en todo este tiempo no he dejado de escribir en Periodismo Ciudadano, pero eso es otra cosa– conlleva otras decisiones no menos trascendentes. Uno se propone realizar un rediseño –de momento me sirve un apaño sobre Twenty Thirteen–, piensa si será capaz de mantener un ritmo adecuado de publicación y, sobre todo, le da muchas vueltas al asunto de qué rumbo temático tomará la nueva etapa.

Poco importa lo que aquí ahora afirme, pues, si he de fiarme de las experiencias previas, no será difícil que pronto los hechos me desdigan. Pero aún así, me atreveré a confesar que mi deseo sería regresar a ese “eclecticismo blogger, que dicen es origen de todo lo que es blog”, con que el bueno de Manolo Almeida definía lo que por aquel entonces encontraba en este blog.

Si lo consigo o no, ya es otro cantar. Pero existe una poderosa razón para intentarlo. Con el tiempo, uno va comprendiendo la importancia de regalar a los amigos motivos para que te sientan o te sepan. O para que hablen bien de ti, como Manolo. No por necia vanidad, sino porque esos sentires y reconocimientos esconden pequeñas porciones de felicidad que, ofrecidas a los otros, regresan después de haber alcanzado su destino. Ese es el verdadero regalo. Y el auténtico motor para afrontar con ilusión un nuevo comienzo bloguero.

¡Feliz 2014!

Imagen | “One Way”, de David Amsler, bajo licencia CC BY 2.0

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInBuffer this page

2 comentarios en “2014: un nuevo comienzo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *